Por qué se deben sustituir siempre las pérdidas dentales

27 septiembre, 2019
tratamientos de reconstrucción dental y prótesis dental

Una vez que aparecen los dientes definitivos, entre los 6 y los 12 años aproximadamente, nos acompañarán el resto de nuestra vida, por eso debemos cuidarlos siguiendo una dieta equilibrada, una buena higiene bucodental y, sobre todo, acudiendo a la clínica dental dos veces al año como mínimo.

La funcionalidad de los dientes no solo está enfocada en la masticación y deglución de los alimentos, sino también en la fonación y, por supuesto, la estética de la persona. Sin embargo, con el paso del tiempo los dientes se desgastan y sufren distintas afecciones que, de no tratarse a tiempo, pueden derivar en posibles pérdidas dentales. Cuando esto sucede resulta imprescindible sustituir las piezas afectadas cuanto antes para evitar problemas mayores.

¿Qué sucede cuando hay pérdidas dentales?

Cuando se pierde alguna pieza dental sus funciones se ven alteradas, sobre todo porque los dientes opuestos y adyacentes se mueven para ocupar el espacio que queda libre. Al efectuar este movimiento, las piezas pierden poco a poco su anclaje y su funcionalidad se articula de manera incorrecta. Como consecuencia, se producen sobrecargas, desgastes y dolor en el paciente.

La mordida se ve alterada seriamente cuando se pierde una pieza dental y esto afecta a una función básica de los dientes como es la masticación de alimentos. Al no cortar y triturar convenientemente la comida se pueden originar importantes problemas en el aparato digestivo porque la digestión de los alimentos no se lleva a cabo de manera correcta. Este hecho puede dar lugar a otro tipo de alteraciones gastrointestinales o a la malnutrición.

La dieta también es otro de los factores que se ve afectado en los pacientes con pérdidas dentales, ya que tienden a consumir alimentos blandos más fáciles de masticar, de esta manera evitan dolores musculares, de oído o de cabeza cuando comen.

Otras consecuencias importantes de la ausencia de piezas dentales son la pérdida de contorno labial, el ensanche de la boca y el envejecimiento de la cara. Además, tampoco hay que dejar de lado un factor que resulta esencial en las relaciones sociales como es la pérdida de confianza y autoestima por la imposibilidad de sonreír abiertamente y sin complejos.

¿Cómo reducir el riesgo de pérdidas dentales?

Los principales factores que reducen el riesgo de perder piezas dentales es mantener una buena higiene bucodental y acudir puntualmente a las revisiones periódicas con el odontólogo. El cepillado de dientes debe hacerse con un cepillo de cerdas suaves, una pasta dentífrica con flúor y siempre después de cada comida. Además, es recomendable eliminar los restos de alimentos incrustados entre los dientes utilizando el hilo dental  después del cepillado.

En cuanto a las visitas a la clínica dental, aparte de acudir como mínimo dos veces al año, es importante observar bien los dientes y encías y visitar al especialista en cuanto se advierta un mínimo sangrado durante los cepillados, ya que podría ser la primera fase de la enfermedad periodontal, una de las principales causas de las pérdidas dentales.

Si el paciente no acude a la consulta del dentista cuando se produce la inflamación y sangrado de las encías (gingivitis), la enfermedad evoluciona hacia una fase más destructiva y peligrosa como es la periodontitis, donde se produce una retracción de las encías y la estructura ósea se ve afectada. Como consecuencia, los dientes pierden sujeción y se origina una movilidad progresiva y la posterior pérdida si no se pone remedio.

En el caso de los traumatismos, cuando se rompe un diente es imprescindible acudir cuanto antes a la clínica dental y no postergar la visita, de esta forma, la reconstrucción será más efectiva y también se evita una posible infección y pérdida de estructuras alrededor del diente.

Soluciones a la pérdida de piezas dentales

Cuando llega el momento de la pérdida dental por distintas circunstancias el especialista será el encargado de ofrecer las mejores soluciones al paciente. Entre ellas, sin duda las reconstrucciones y los implantes dentales son las más importantes.

La reconstrucción dental se utiliza para los dientes que han sufrido algún tipo de traumatismo, sobre todo roturas parciales y también caries muy profundas. El composite es el material que más se aplica para reconstruir las piezas afectadas,  junto con otros tratamientos como las carillas dentales, las incrustaciones, los pernos o los postes de fibra de vidrio.

Otro procedimiento muy utilizado para la sustitución de piezas es la prótesis dental. Esta se atornilla al hueso y mediante un proceso de osteointegración queda fijado perfectamente al maxilar. Después, en la parte visible del diente se coloca una corona que cumplirá con todas las funciones de la pieza original, incluida la estética. El nivel de satisfacción de los pacientes que se deciden por los implantes dentales es muy elevado debido a los excelentes resultados que ofrecen.

Estas soluciones están al alcance de cualquier persona y suponen un importante cambio en los pacientes que han perdido alguna pieza dental. En nuestra clínica dental de Valdemoro disponemos de los mejores profesionales y los medios técnicos más avanzados para llevar a cabo cualquier tratamiento relacionado con las pérdidas dentales. ¡Visítanos y resuelve todas tus dudas!

Posteado en Implantes por Clínica Dental Las Aguas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un Comentario