Claves para adoptar buenos hábitos de higiene bucodental

19 febrero, 2020
consejos de higiene bucal para una buena salud oral

La higiene bucodental es uno de los aspectos más importantes en la odontología preventiva para evitar afecciones y enfermedades que pueden afectar seriamente a la salud bucal. Adoptar unos buenos hábitos de higiene, ya desde la infancia, resulta fundamental para conservar esas rutinas diarias en la edad adulta y así conseguir una prevención más eficaz.

La caries y las enfermedades periodontales son las que más relación tienen con la higiene bucodental y pueden ser muy peligrosas si no se detectan a tiempo. Ambas tienen que ver con la presencia de placa bacteriana, en el caso de la caries sólo afecta a la pieza dental y en las enfermedades periodontales afecta también a las encías y estructuras que sujetan el diente.

La placa bacteriana se forma por bacterias, restos de alimentos y saliva que se adhieren a los dientes provocando distintas afecciones. En el caso de la caries, se desarrolla por los ácidos que producen las bacterias que, en principio, no son peligrosos porque la saliva se encarga de neutralizarlos, pero cuando son excesivos pueden destruir el esmalte y colonizar la pieza dental.

En caso de no retirarse, la placa se endurece y se forma el sarro, un elemento que ya no desaparece con el cepillado diario, sino que debe ser retirado por un odontólogo mediante una limpieza profesional. Para evitar llegar a estos extremos vamos a ofrecer unos sencillos consejos de higiene bucal que cualquier persona puede hacer en su casa.

Recomendaciones para una buena higiene bucodental

Estos son los principales hábitos de higiene bucodental que recomendamos adoptar diariamente para disfrutar de una buena salud bucal:

Practica una higiene bucodental correcta

Aunque parezca mentira, muchas personas no siguen una técnica de cepillado adecuada y no eliminan correctamente los restos de alimentos y bacterias adheridas a dientes y encías. El odontólogo explicará cómo hay que practicar el cepillado de manera correcta y que lo ideal es hacerlo después de cada comida o mínimo dos veces al día. Además, también hay que limpiar correctamente la lengua y las encías.

Elimina los restos de alimentos entre los dientes

Después del cepillado es importante eliminar los restos de comida que se quedan en aquellos lugares donde no puede llegar el cepillo, sobre todo entre los dientes. Lo más habitual es utilizar hilo o seda dental, aunque también se pueden emplear cepillos especiales o un irrigador bucal, que utiliza la presión del agua para eliminar con más eficacia los restos de comida y bacterias.

Elige siempre pasta dental con flúor

Se ha demostrado que los dentífricos con flúor que tengan una concentración mínima de 550 ppm son más eficaces para prevenir la caries. Hay que recordar que el flúor no sólo se encuentra en la pasta dentífrica, sino también en el agua o en ciertos alimentos (verduras, pescados, mariscos, etc). Los dentistas, si lo creen oportuno, pueden aplicar flúor directamente sobre los dientes para fortalecer el esmalte y así evitar futuras caries.

Utiliza enjuague bucal

El uso del enjuague bucal ayuda a completar la higiene bucodental ya que permite llegar a todos los rincones de la boca (lengua, paredes laterales, paladar, etc) y reduce la proliferación de bacterias en esas zonas. Además, proporciona una sensación de frescor y limpieza muy agradable. Dada la gran variedad de colutorios que hay en el mercado, el dentista te recomendará cuál es el que mejor se adecúa a tus necesidades.

Hábitos de prevención para preservar la salud bucal

No solo debemos adoptar buenos hábitos en la higiene bucodental, sino también favorecer ciertas rutinas enfocadas en la prevención de afecciones bucodentales. Vamos a verlas:

  • Mejorar los hábitos alimenticios: llevar una dieta rica en frutas y verduras y evitar alimentos con demasiado azúcar, como la bollería industrial, los dulces o las bebidas azucaradas, reduce considerablemente el riesgo de caries.
  • Evitar las comidas entre horas: es importante tener en cuenta este punto, no solo para mejorar la salud general, sino para evitar que los restos de alimentos se queden entre los dientes hasta el siguiente cepillado, favoreciendo de esta forma a la proliferación de bacterias.
  • Visitar la clínica dental: como mínimo se recomienda una revisión semestral por parte del dentista. De esta forma, puede detectar cualquier anomalía y adoptar las medidas necesarias. Es la mejor manera de que los tratamientos sean más llevaderos y económicos para el paciente.
  • Descartar hábitos poco saludables: el consumo excesivo de tabaco o sustancias como el café y el alcohol afecta directamente a la salud bucal. Se recomienda reducir su consumo para evitar problemas en el futuro.

Con estos consejos de higiene bucal, que están al alcance de todos, estamos seguros de que lograrás adoptar unos hábitos de higiene bucodental excelentes. No obstante, si tienes alguna duda, o prefieres escuchar la opinión de un profesional, no dudes en pedir cita con tu clínica dental en Valdemoro, estaremos encantados de ayudarte a conseguir una salud bucal óptima.

 

Posteado en Higiene bucodental por Clínica Dental Las Aguas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un Comentario